miércoles, 10 de septiembre de 2008

Kiba dachi, posición del jinete

Dentro de las tres posiciones básicas del Shotokan, Kida Dachi, es posiblemente la que más problemas genera a los practicantes y la que peor se realiza.

En esta postura, comúnmente conocida como la posición del jinete, se busca que el peso del cuerpo esté repartido a partes iguales entre ambas piernas.

Un Kiba Dachi correcto debe cumplir las siguientes características:

- El centro de gravedad se encuentra centrado respecto a la posición de los pies. Esto hace que el peso de cuerpo se distribuya por ambas piernas equitativamente.
- Las partes externas de ambos pies se colocan paralelas entre sí.
- Las rodillas nunca deben sobrepasar la perpendicular de la base del dedo gordo del pie.
- Los tobillos se encuentran “enroscados” contra el suelo. Esto hace que se bloquee adecuadamente esta articulación y se gane en estabilidad.
- Las rodillas tiran hacia el exterior separándose la una de la otra.
- Los pies deben estar completamente apoyados en el suelo y el peso distribuido por toda la planta. Es muy común que se arqueen los pies y sólo se apoye el canto exterior del pie.
- Particularmente, opino que es una posición de trasero atrás, por lo tanto la pelvis no se gira y la columna conserva su curvatura natural. Muchos practicantes, sobre todo las chicas, tienden a arquear la espalda curvando en exceso las dorsales, es un error importante que hay que evitar.

Se utiliza tanto en ataque como en defensa, sobre todo ante acciones laterales u oblicuas. Es una postura fuerte hacia los laterales, pero muy débil hacia el frente y la espalda. En las diagonales también es fuerte, pero menos que lateralmente. Salvo en los katas Tekki, que todos sus movimientos se realizan en Kiba dachi, normalmente aparece en movimientos donde se controla, proyecta o se busca el lateral del oponente, funcionando también en muchas ocasiones como fumikomi.

Si observamos los katas donde aparece esta posición podemos advertir como en la mayoría de ocasiones la técnica se realiza lateralmente, frontalmente aparece en muchas menos ocasiones. Creo que cuando la técnica es frontal nos está mostrando un control del adversario, más que un golpe o un bloqueo específicamente.

Existe cierta controversia con respecto a la posición de la pelvis en esta postura, muchos profesores afirman que se debe elevar para estirar las lumbares otros en cambio, opinan que es mejor mantener la pelvis inmóvil y dejar que la columna conserve su curvatura natural. Personalmente, creo que se debe elevar unos pocos grados la pelvis, sin llegar a bloquearla completamente contra el abdominal. Esto hace que se mantenga casi intacta la curvatura de la columna y no se carguen en exceso las lumbares al realizar la posición. Según mi experiencia dejar la pelvis libre hace que las lumbares giren hacia atrás al abrir las piernas y puede ocasionar dolor.

Es importante también remarcar un aspecto importante en esta postura, la altura. Muchos practicantes, influenciados por sus profesores, bajan en exceso la posición. Esta altura tan baja de la postura hace que ocurran ciertos defectos muy perjudiciales para las articulaciones:
- Los tobillos y la rodilla no siguen la misma dirección natural de plegado de las articulaciones, por lo tanto, es posible que se produzca una lesión importante.
- Al tener que bajar tanto la posición el bloqueo y el asentamiento de la misma se produce de forma muscular, no articular, perdiendo eficacia.
- Una postura demasiado baja hace también que se pierda movilidad y capacidad de desplazamiento.
- Al no colocar adecuadamente las piernas el peso no se distribuye adecuadamente y afecta a las lumbares provocando dolor.

Además, algo importante, una postura demasiado baja no puede ser realizada por todo el mundo, algo primordial en karate.

A la hora de realizar Kiba Dachi se observan los siguientes errores:
- Los pies no se encuentran totalmente paralelos. Esto hace que la fuerza y estabilidad de la posición se vean comprometidas al llevar los tobillos y los pies una dirección y las rodillas otra. Si los pies se colocan adecuadamente contra el suelo la sensación de estar anclados aumenta, en caso contrario ocurriría como en Shiko Dachi que la sensación no es de enraizamiento sino de estar sobre una balsa en el agua.
- Las rodillas no tiran hacia el exterior todo lo necesario. Este error es muy común y se debe evitar. Muchos practicantes tienden a separar en exceso los pies y no pueden tirar de las rodillas, esto hay que evitarlo. Es preferible juntar un poco los pies y llevar las rodillas a su posición correcta.
- Elevar en exceso la pelvis hace que no se puedan girar las caderas al quedar bloqueadas.

En importante colocar de forma adecuada la posición, ya que en caso contrario el peso del cuerpo asienta sobre las lumbares y rodillas en vez de sobre los pies. Se puede observar como muchos practicantes parece que “flotan” cuando realizan Kiba Dachi. Esto ocurre porque no colocan adecuadamente las articulaciones de las rodillas y realizan un bloqueo de la posición de forma muscular, cuando hay que realizar de tipo articular.

Para conseguir esto el peso debe caer libremente hacia abajo y debemos ser conscientes de que se distribuye sobre las plantas de los pies de manera homogénea. Una excesiva tensión en las rodillas o una posición incorrecta de los pies hace que el peso de nuestro cuerpo no descanse sobre los pies sino que choque contra las rodillas y las lumbares aumentando el riesgo de lesión.

Algunos ejemplos de cómo creo que no debe realizarse Kiba dachi:





Los pies no están correctamente paralelos, por lo tanto el peso del cuerpo con se distribuye adecuadamente. De hecho, en la segunda imagen se puede observar como el peso no está correctamente distribuido por ambas piernas y también se observa que la postura está entre un Shiko Dachi y un Kiba dachi, sin definir ninguna de las dos.



En este caso la separación de los pies es excesiva, esto hace que la posición pierda toda estabilidad y movilidad posibles, además de cargar en exceso las articulaciones de la rodilla y el tobillo.



La imagen anterior muestra el típico Kiba Dachi de Shotokan, según la teoría pura del estilo, es correcto, pero como suele ser habitual en el estilo, se observa excesiva tensión en las articulaciones de las rodillas y los tobillos, generando una gran tensión muscular y perdiendo en movilidad.

Puede observarse también como los pies se encuentran arqueados y no se apoya correctamente el peso del cuerpo contra las plantas.



No hace falta observar mucho la imagen anterior para darse cuenta que la postura es totalmente artificial, inútil, antinatural e irreal al ser excesivamente baja. Es literalmente imposible moverse desde esa posición además de forzar en exceso los tobillos y las rodillas pudiendo provocar una lesión importante.

Personalmente el siguiente ejemplo creo que es el más adecuado para mostrar un Kiba Dachi correcto y natural:



Se puede observar como no hay bloqueo muscular, la posición no está forzada y el peso recae sobre ambos pies, no sobre las rodillas. Los tobillos no están forzados y la espalda no se curva especialmente.

Mi opinión personal es que con el paso del tiempo, cuando las sensaciones ya estén perfectamente cogidas, la postura debe de realizarse lo más natural posible, llegando a realizarla como muestra Choki Motobu en la siguiente imagen:



Esta misma forma de realizar Kiba dachi es la que muestra el maestro Funakoshi en sus libros.